Psicoterapia convencional

Psicoterapia

La psicoterapia ―de «psicología» (ciencia social que estudia los pensamientos, las emociones y el comportamiento humano) y «terapia» (forma de intervención social que busca la mejora de la salud del paciente, cliente o consultante que la solicita)― es el nombre que se utiliza para referirse al proceso terapéutico que se produce entre un psiquiatra o un psicólogo con una formación en psicología clínica y una persona que acude a consultarlo que se da con el propósito de una mejora en la calidad de vida en este último, a través de un cambio en su conducta, actitudes, pensamientos y/o afectos.

Existen muy diversos marcos teóricos desde donde se puede desarrollar una psicoterapia exitosa, es decir, que lleve a un cambio positivo y duradero en la calidad de vida de quien solicita esta atención. Cada uno de estos marcos teóricos proviene de alguna escuela de psicología, que son las grandes escuelas de pensamiento e investigación básica a partir de las cuales se desarrollan una amplia variedad de enfoques terapéuticos basadas en los principios y pilares filosófico/científicos sobre los cuales se apoyan.

Lo que hacemos en Centro de Psicologia y pedagogía NODOS en Psicoterapia Convencional

  • Las distintas corrientes psicoterapéuticas se han ido desarrollando hasta la actualidad en la misma medida en que se han ido profundizando las líneas teóricas que las sustentan. En cada una de ellas existen elementos comunes que estarán descritos de manera explícita o que estarán implícitos en sus postulados iniciales.
  • En realidad existe cierto salto entre la psicología puramente teórica y la psicología clínica, en el sentido de que la mayoría de los psicólogos clínicos suelen llevar a cabo determinadas prácticas que se encuentran enmarcadas en cada orientación teórica. Este hecho sucede porque, como es bien conocido con independencia de la corriente psicoterapéutica, es la relación e interacción entre el psicoterapeuta y el «cliente» lo que permite explicar una parte muy importante de los efectos de la terapia. Lo cual no implica que la corriente teórica sea prescindible, sino que existe una reciprocidad entre la práctica clínica y la corriente teórica de mutuo desarrollo. De hecho, no podría ser de otro modo, ya que conforme se van haciendo explícitos los efectos que permiten optimizar la psicoterapia, estos se irán incorporando a cada una de las corrientes teóricas desde sus respectivos enfoques. Más aún, hoy día es un momento especialmente importante, ya que los límites entre las distintas corrientes teóricas psicoterapéuticas empiezan a diluirse y, de hecho, la psicología clínica empieza a usar una serie de terminología que permite hablar de los mismos fenómenos desde distintas posturas teóricas: por ejemplo, el insight, la experiencia emocional correctiva o la transferencia. Son conceptos surgidos desde una sola corriente que, al evidenciarse la existencia del fenómeno, se redefine conceptualmente en cada perspectiva teórica. Este movimiento integrador dentro de la psicoterapia pretende, más que generar modelos teóricos nuevos, integrar tanto en el plano epistemológico, teórico y técnico elementos de diferentes escuelas psicológicas. Esto puede llevarse a cabo desde distintas concepciones: integrar teorías, eclecticismo técnico (usar las técnicas eficaces sin atender a su origen teórico) o incluso seleccionar directamente qué perspectivas son útiles para qué tipo de problemas o diagnósticos.
  • No obstante en nuestro centro hacemos un hincapié especial en:La terapia de aceptación y compromiso (ACT, pronunciado “act” no “a-c-t”, del inglés Acceptance and Commitment Therapy), es un tipo de intervención psicológica orientada a la aceptación psicológica y a los valores personales (Hayes, Strosahl y Wilson, 2011; Wilson y Luciano, 2002) que se ha desarrollado coherentemente con un marco teórico y filosófico que está a la base de esta intervención, fundamentada en investigación básica y aplicada. Es la más conocida dentro de las denominadas Terapias Contextuales o Terapias de Tercera Generación, siendo, de todas ellas, la que goza de mayor evidencia empírica. ACT, junto a otras intervenciones como la terapia dialéctica conductual, la psicoterapia analítico-funcional y la terapia cognitiva basada en mindfulness, se ha englobado en la denominada Tercera ola de la terapia de conducta o terapias contextuales (Hayes, 2004). Estas terapias tienen en común que están empírica y teóricamente fundamentadas, son sensibles al contexto y funciones de los fenómenos psicológicos, no a su forma, y en este sentido tienden a enfatizar estrategias de cambio contextual que se añaden a otras estrategias orientadas al cambio directo. Estos tratamientos tienden a buscar la construcción de repertorios amplios, efectivos y flexibles frente a un enfoque más orientado a la supresión o el control de eventos privados que parte de una definición más estrecha de los problemas psicológicos. La tercera ola reformula y sintetiza generaciones anteriores de terapia cognitivo-conductual y las hace avanzar hacia preguntas, cuestiones y dominios abordadas hasta entonces primordialmente por otras tradiciones. En este sentido, ACT tiene afinidades con terapias existenciales y con la Gestalt, aunque a diferencia de éstas, su desarrollo está vinculado a los resultados de la investigación y está conscientemente ligada a un programa de investigación básica.
[td_block_big_grid_1 post_ids=”4233, 4162, 3965, 493 “]
[td_block_big_grid_1 post_ids=”4170″]
[td_block_big_grid_1 post_ids=”3599, 6403″]

Contacta con nosotros, sin compromiso, ¡ahora mismo, si lo deseas!

Llamada normal

Botón de llamada directa  desde un móvil

 

Centro de Psicología y Pedagogía NODOS en Talavera de la Reina

"Psicología y Pedagogía REDES" en Talavera de la Reina

Centro de Psicología y Pedagogía NODOS en  Arenas de San Pedro

"Psicología y Pedagogía REDES" en Arenas de San Pedro

 

 

Qué es un psicólogo

Información básica (American Psychological Association)

¿Se siente demasiado abrumado para hacerle frente a sus problemas? De ser así, no está solo.

Según el Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health), más del veinticinco por ciento de los adultos estadounidenses tiene depresión, ansiedad u otro problema mental en cualquier año. Por su parte, otros necesitan ayuda para lidiar con una enfermedad grave, perder peso o dejar de fumar. Muchos otros enfrentan problemas en sus relaciones, pérdida de empleo, estrés, abuso de sustancias u otras dificultades. A menudo, estas dificultades llegan a ser debilitantes.

¿Qué es la psicoterapia?

El psicólogo puede ayudarle con esos problemas. Por medio de la psicoterapia, los psicólogos ayudan a las personas a llevar adelante vidas más felices, saludables y productivas.

En la psicoterapia, los psicólogos aplican procedimientos científicamente válidos para la creación de hábitos más sanos y efectivos. La psicoterapia cuenta con varios métodos como el cognitivo-conductual, el interpersonal y otros tipos de terapia conversacional que ayudan a resolver los problemas.

La psicoterapia es un tratamiento de colaboración basado en la relación entre una persona y el psicólogo. Como su base fundamental es el diálogo, proporciona un ambiente de apoyo que le permite hablar abiertamente con alguien objetivo, neutral e imparcial. Usted y el psicólogo trabajarán juntos para identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento que le impiden sentirse bien.

Al concluir el tratamiento, no sólo habrá resuelto el problema que le trajo a la consulta, sino que, además, habrá aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro.

 

Es posible que, debido a la existencia de numerosos conceptos erróneos sobre la psicoterapia, usted podría mostrarse reacio a ésta. Incluso si conoce las realidades y no los mitos, probablemente se sienta nervioso a la hora de considerar ese método para tratar su problema.

Pero vale la pena vencer el nerviosismo porque, si en algún momento su calidad de vida no es la que desea, la psicoterapia puede ayudarle. Feeling angry, anxious, depressed

Algunas personas recurren a la psicoterapia porque han estado deprimidas, ansiosas o enojadas por demasiado tiempo. Otras podrían querer ayuda ante una enfermedad crónica que interfiere en su bienestar emocional o físico. Y otras podrían tener problemas a corto plazo para los que necesitan ayuda. Por ejemplo, un divorcio, la partida de los hijos, sentirse abrumado por un nuevo empleo o estar de duelo por la muerte de un familiar.

La terapia podría serle de beneficio si usted presenta estas señales:

  • Tiene un sentimiento abrumador y prolongado de desamparo y tristeza.
  • Parece que sus problemas no se solucionan a pesar de sus esfuerzos y de la ayuda de familiares y amigos.
  • Tiene dificultad para concentrarse en las tareas de su empleo o realizar otras actividades cotidianas.
  • Se preocupa excesivamente, espera lo peor o está constantemente nervioso.
  • Sus acciones, como beber alcohol exageradamente, consumir drogas o ser agresivo, le están dañando a usted o a otras personas.

La psicoterapia cuenta con muchos métodos diferentes. Generalmente, los psicólogos aprovechan uno o más métodos. Cada perspectiva teórica actúa como hoja de ruta para que el psicólogo pueda comprender a sus clientes y sus problemas y crear soluciones.

El tipo de tratamiento que recibirá depende de una gran variedad de factores: investigaciones psicológicas actuales, la orientación teórica del psicólogo y lo que sea más adecuado a su situación.

La perspectiva teórica del psicólogo influirá en lo que ocurra en su consulta. Por ejemplo, los psicólogos que recurren a la terapia cognitivo-conductual tienen un método práctico con respecto al tratamiento. El psicólogo podría pedirle que realice ciertas tareas concebidas para ayudarle a crear destrezas más efectivas para enfrentar los problemas. A menudo, este método consiste en asignaciones para hacer en casa. Además, el psicólogo podría pedirle que recopile más información, como anotar sus reacciones ante una situación en particular, a medida que vayan ocurriendo. O tal vez que ponga en práctica nuevas destrezas entre una sesión y otra, como pedirle a una persona que tiene fobia a los ascensores que intente apretar los botones de un ascensor. También podría señalarle determinadas lecturas para que tenga más conocimiento de un tema en particular.

Por el contrario, los métodos psicoanalítico y humanista se concentran generalmente en el diálogo más que en la acción. Las sesiones podrían dedicarse a analizar sus experiencias en etapas previas de su vida, para que usted y el psicólogo puedan comprender mejor las causas que originan sus problemas actuales.

El psicólogo puede combinar elementos de varios estilos de psicoterapia. De hecho, la mayoría de los terapeutas no se circunscriben a un método específico, sino que, por el contrario, combinan elementos de métodos diferentes y adaptan el tratamiento de acuerdo a las necesidades de cada cliente. Lo principal es saber si el psicólogo tiene conocimientos en el área en la que usted necesita ayuda y si el psicólogo cree que puede ayudarle.

¿Cómo busco un psicólogo?

Para encontrar un psicólogo, pregúntele a su médico o a otros profesionales de la salud; llame a la asociación de psicología local o estatal; consulte al departamento de psicología de la universidad local; pregúnteles a familiares y amigos; comuníquese con el centro de salud mental comunitario de su área o averigüe en su iglesia o sinagoga.

Qué debe tener en cuenta al hacer la elección…

Los psicólogos y clientes trabajan juntos. Es importante que haya compenetración entre ellos. La mayoría de los psicólogos concuerdan en que un factor importante para determinar si deben o no trabajar con un psicoterapeuta determinado, una vez establecidas las credenciales y competencia del profesional, es que el paciente se sienta bien y a gusto con ese psicoterapeuta. Es fundamental tener una buena relación de comunicación con su psicoterapeuta. Elija a un psicoterapeuta con el que se sienta a gusto y tranquilo.

Preguntas que puede formular…

  • ¿Es usted un psicólogo autorizado para ejercer? ¿Cuántos años hace que ejerce la psicología?
  • Me siento (ansioso, tenso, deprimido, etc.) y tengo problemas (con mi trabajo, mi matrimonio, la alimentación, el sueño, etc.). ¿Qué experiencia tiene ayudando a personas con este tipo de problemas?
  • ¿Cuáles son sus áreas de práctica particular, por ejemplo, trabajar con niños y familias?
  • ¿Qué tipos de tratamientos utiliza y se ha comprobado su eficacia para combatir mi tipo de problema?
  • ¿Cuáles son sus honorarios? (Los honorarios, por lo general, se basan en una sesión de 45 a 50 minutos.) ¿Tiene una política de honorarios de costos variables? ¿Cuánto tiempo de terapia me recomendaría?
  • ¿Qué tipos de seguro acepta? ¿Aceptará la facturación directa o el pago de mi compañía de seguro? ¿Está afiliado a alguna organización de atención médica administrada? ¿Acepta el seguro de Medicare o Medicaid?

Según un resumen de investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, algunas formas de psicoterapia pueden reducir eficazmente la depresión, ansiedad y síntomas relacionados como dolor, fatiga y náuseas que tienen los pacientes. Las investigaciones respaldan cada vez más la idea de que la salud emocional y física están estrechamente vinculadas y que la psicoterapia puede mejorar la salud general de una persona.

Existen pruebas convincentes de que la mayoría de las personas que asisten al menos a varias sesiones de psicoterapia están mucho mejor que las personas que tienen dificultades emocionales y no se tratan. Un estudio importante demostró que el 50 por ciento de los pacientes mejoraban notablemente después de ocho sesiones, mientras que el 75 por ciento de las personas en terapia mejoraban hacia el final del sexto mes.

Al comienza de la terapia, usted debe establecer objetivos claros con su psicólogo. Puede estar tratando de superar sentimientos de desesperanza asociados con la depresión o controlar un temor que afecta su vida diaria. Recuerde: ciertos objetivos requieren más tiempo que otros para lograrse. Usted y su psicoterapeuta deben decidir en qué punto esperan comenzar a ver progresos.

Es un buen signo si comienza a sentir una sensación de alivio y esperanza. Las personas suelen sentir una gran variedad de emociones durante la psicoterapia. Cierta aprensión que tienen las personas con relación a la terapia puede ser el resultado de su dificultad para analizar las experiencias dolorosas y difíciles. El comenzar a sentir alivio o esperanza, puede ser un signo positivo que indique que está empezando a explorar sus pensamientos y conducta.

A continuación, le brindamos algunos ejemplos de tipos de problemas que llevan a personas a buscar la ayuda de psicoterapeutas.

Un hombre de casi treinta años acaba de ser puesto en un período de prueba en su trabajo debido a conducta inapropiada hacia el personal y otros empleados. Bebe demasiado y tiene cada vez más discusiones con su esposa.

Una vez que se examinan los factores contribuyentes que puedan haber aumentado el estrés de este hombre, el psicólogo y él diseñarán un tratamiento que aborde los problemas y asuntos identificados. El psicólogo ayudará al cliente a evaluar cómo sobrellevó, y lo qué aprendió de cualquier experiencia anterior que haya tenido con un problema similar que pudiera resultar útil para lidiar con la situación actual.

Actuando como un tercero capacitado, experimentado e imparcial, el psicólogo ayudará al cliente a aprovechar los recursos disponibles (los propios y otros recursos) para lidiar con el problema. El psicoterapeuta también asistirá al cliente para desarrollar nuevas capacidades y estrategias orientadas a la resolución de problemas a fin de enfrentar el problema.

Ataques de llanto, insomnio, falta de apetito y sentimientos de desesperanza son algunos de los síntomas que experimenta una mujer de cuarenta años. Dejó de participar en sus actividades sociales semanales y tiene dificultad para levantarse e ir a trabajar. Siente que vive en una nube negra y no puede ver cuándo finalmente dejará de sentirse en la forma como se siente.

Los síntomas de depresión son sumamente difíciles de manejar y las causas pueden no ser inmediatamente aparentes. Los cambios importantes en la vida, como la muerte de un ser querido, la pérdida de un empleo, o un hijo que deja la casa para irse a la universidad, pueden contribuir a la depresión. Los psicólogos tienen un historial probado en ayudar a las personas a manejar y superar trastornos depresivos.

Un psicólogo abordará los problemas que presenta esta mujer ocupándose de por qué reacciona de esta forma ahora. ¿Tiene antecedentes o un patrón de este tipo de sentimiento? y de ser así, ¿en qué circunstancias? ¿Qué le resultó útil antes cuando tuvo que lidiar con sentimientos similares y qué está haciendo ahora para hacer frente a sus sentimientos?

El psicólogo trabajará para ayudar al cliente a ver un futuro más positivo y reducir los pensamientos negativos que tienden a acompañar la depresión. El psicólogo también asistirá al cliente en la resolución de problemas que hayan surgido en torno a cambios importantes en la vida. Además, el psicólogo puede ayudar a facilitar el proceso de duelo si la depresión es resultado de una pérdida.

Los problemas médicos pueden contribuir a los síntomas que experimenta la mujer. En dichos casos, son necesarias intervenciones médicas y psicológicas para ayudar a las personas a superar su depresión.

William, un empresario exitoso, fue despedido del trabajo. En lugar de buscar un empleo, se ha dedicado a interminables salidas de compras. Se ha sumido en una deuda de miles de dólares, pero sigue gastando dinero.

¿Qué puede ser más desconcertante que alguien que hace lo opuesto a lo que parece razonable? Lo más probable es que los amigos y familiares de William estén confundidos por su conducta. Sin embargo, dicha conducta no es desconocida para los psicólogos que entienden los trastornos bipolares. Por supuesto, cualquier psicólogo debería hacer una evaluación exhaustiva para poder entender la conducta aparentemente contradictoria que presenta William. Después de una evaluación, el psicoterapeuta puede concluir si la conducta es realmente el síntoma de un trastorno depresivo u otra forma de trastorno del estado de ánimo.

Por lo general, los mejores resultados para dicha condición surgen del tratamiento que combina medicación y psicoterapia. Si bien los psicólogos no administran medicación, ellos mantienen relación con médicos que pueden evaluar la necesidad de administrar una medicación adecuada al paciente.

El psicólogo comprende la conducta humana y las técnicas psicoterapéuticas que pueden resultar eficaces para ayudar a William a lidiar con su trastorno.

Scott, un adolescente, acaba de mudarse al otro lado de la ciudad con su familia y se vio obligado a cambiarse a una nueva escuela secundaria. Era un excelente estudiante, y ahora falta a clases y tiene malas calificaciones. Ha tenido problemas para hacer amigos en esta nueva escuela.

Para la mayoría de los adolescentes, “encajar” es una parte fundamental de la adolescencia. Scott está tratando de hacer una transición importante en la vida bajo circunstancias difíciles. Está separado del círculo de amigos que conformaban su estructura social y le permitían sentirse parte del grupo.

Los jóvenes suelen responder con cambios de conducta notorios a las circunstancias que los perturban. De este modo no sería inusual que: un estudiante excelente comience a obtener malas calificaciones, un jovencito sociable se vuelva solitario o un líder en asuntos escolares pierda el interés en estas actividades. Un psicólogo, sabiendo que los adolescentes tienden a “probar” primero y a confiar después, es probable que al principio dedique tiempo para desarrollar una relación con Scott. Luego, el psicólogo trabajará con Scott para encontrar mejores formas de ayudarlo a adaptarse a su nuevo entorno.